viernes, 6 de agosto de 2021

Jaca, su ciudadela y el museo de miniaturas

Buenos días frikis de interior, y de exterior. Estamos en esa época en que normalmente intentamos disfrutar unas vacaciones que nos permitan desconectar, y este año lo hacemos en la medida que la pandemia nos deja. En mi caso, estuve el mes pasado unos días en la ciudad de Jaca (Huesca), escapando del calor de Madrid, y como se da el caso de que cuenta con un interesante museo de miniaturas militares, he pensado que os lo podía contar.


Probablemente no os haga falta una excesiva información de dónde demonios se encuentra Jaca, pero por si acaso, el amigo Google Maps nos ayudará.


Como veréis, se encuentra en la provincia de Huesca, y bastante cerquita de Canfranc y la frontera francesa, y es lugar habitual de vacaciones de vascos, navarros, aragoneses y franceses especialmente. Por si queréis una referencia, está a unas 5 horas de coche de Madrid, casi todo por autopista.

Su principal atractivo es su proximidad a las estaciones de esquí, además de algunos elementos históricos en la ciudad o sus proximidades (como la catedral o varios monasterios), las múltiples rutas de senderismo, el paso por ella del Camino de Santiago y la presencia de un equipo de hockey hielo de éxito. Ah, y que se come muy bien, casi como en cualquier sitio en España, ¿no?

La ciudad tiene su origen en la edad Antigua, tiempos prerromanos si no me equivoco, pero alcanzó su momento de importancia ya en la Edad Media en los comienzos de la reconquista, como capital durante los primeros tiempos del Reino de Aragón. 

Actualmente debe tener 12.000-15.000 habitantes, que se cuadruplican o quintuplican en periodos vacacionales. Para más detalles, aquí os dejo el enlace a la wikipedia.

Aparte de visitar la Catedral y su Museo Diocesano, el Monasterio de San Juan de la Peña, el Fuerte del Rapitán o la estación de tren de Canfranc, yo realmente de lo que os voy a hablar es de la Ciudadela (o Castillo de San Pedro), porque sospecho que la historia militar puede ser de vuestro interés.

Como su propio nombre indica, se trata de una Ciudadela (que no un Castillo, es posterior) que se encontraba a las afueras de la ciudad amurallada de Jaca (de hecho, justo enfrente de la muralla, a unos pasos). Su origen es el siglo XVI y se construyó por orden de Felipe II, por la proximidad con Francia, y se basa en los diseños de estas construcciones que surgieron en Italia y se extendieron por toda Europa. Era el tiempo ya de la pólvora, los tercios y los cañones, que estaban destrozando los castillos europeos, y de ahí los cambios de diseño, con murallas bajas semienterradas, grandes espacios abiertos y formas geométricas con menos ángulos muertos.

Tampoco quiero contaros excesivos detalles para no cometer errores e imprecisiones, pero si la entrada a la ciudadela (y todos sus museos) eran 8 euros, por 1 euro más te hacían la visita guiada, y merecía la pena la explicación de los motivos de cada cambio de diseño y zona, desde los glacis y baluartes, al polvorín.

Esta ciudadela estaba diseñada para albergar una guarnición de 250 a 400 soldados, que podían ascender hasta 800 empeorando las condiciones, y en el momento de mayor ocupación parece que alojó unos 1.200. Curiosamente, jamás fue tomada, porque jamás hubo un combate en ella, solo fue sitiada en una ocasión, durante la Guerra de la Independencia, pero conociendo lo mal que habían ido para los defensores los dos sitios a Zaragoza, gran parte de la guarnición huyó, y la Ciudadela se rindió casi al instante, de ahí que se conserve tan bien.

Os dejo unas cuantas fotos de la misma o desde la misma.





Toda la explanada alrededor es un sitio muy agradable donde echar la tarde de picnic o similar, por cierto.

La única entrada

Ahí arriba está el Fuerte del Rapitán


El interior, patio de maniobras en su día


La tumba del primero al mando de la Ciudadela, en la capilla

Aparte de ser un edificio militar singular, interesante y agradable de visitar, la Ciudadela cuenta con múltiples museos (como el de los orígenes de las unidades de montaña) y exposiciones temporales (escultura, pintura, fotografía...).

Para abrir boca, este es el primer diorama que se encuentra al entrar en el museo de miniaturas militares:






Es posible que no podáis apreciar la cita de la primera foto, dice así:

"Ensáyese en la milicia teniendo fundidos en metal todos los tipos de soldados, así de caballería como de infantería, con los cuales, sobre una mesa, formará diversos escuadrones; porque no ha de tener el príncipe en su juventud entretenimiento ni juego que no sea una imitación de lo que después ha de obrar de veras". Diego de Saavedra Fajardo, La Educación del Príncipe, 1640

Lo que Diego quería decir, esencialmente, es "¡MOÑECOOOOOOOOOOOOOS!".

Ya una vez subidas las escaleras encontraremos realmente dos museos, uno dedicado a dioramas e historia militar de las unidades de montaña (que tienen otro museo sobre orígenes y su participación en hitos y competiciones) y otro simplemente de dioramas de distintos periodos históricos. Este último museo tardó unos 4 años en llevarse a cabo, tras bajar del Fuerte del Rapitán una colección de miniaturas donada (creo que la mayoría por el mismo individuo) con más de 32.000 muñecos. Lo cual deja claro que lo de Nalter o Namarie realmente no es un problema.

Os dejo a continuación algunas fotos.




Sí, es la propia Ciudadela





32.000 eran antes del traslado...imagínate eso en botes de Nuln Oil en que se derrama el 70%

Las miniaturas abarcan todos los periodos históricos, y concretamente me gustaron especialmente las de los árabes en las cruzadas, y el último diorama que veremos luego.


Hace mucho mucho tiempo, en Nehekhara...




Los romanos que Nalter no ha pintado aún





Sí, es Bretonia


Piqueros...



Herreruelos...


"No no, no llevo una gunline"

















"La Guardia Imperial"

Las misiones de la ONU. También hay un diorama de la UME, muy chulo


Después de esto, que parece ya bastante, hay varias salas más. Por un lado, hay una sala con unos 3.000 soldados hechos a mano con cartón y corcho, que me parece asombroso.





Después tenemos una galería de miniaturas y dioramas que han ganado alguna categoría del concurso anual de pintura de miniaturas militares. Y vaya nivelazo, hay vitrinas y vitrinas.







Y luego está LA SALA. Un megadiorama de la batalla de Waterloo absolutamente orgásmico, incluyendo en él algunas de las acciones más relevantes, y aprovechando las paredes para narrar la batalla y presentar a los comandantes, además de un vídeo explicando los detalles. Es una absoluta gozada, y hubiera pagada la entrada solo por esa sala.













Yo lo único que podría poner como pega, es la falta de peanas cuadradas.

Completando un poco la temática del artículo, os diré que hay ahora mismo también una exposición/museo de pintura militar. Yo eso de ver museos de pintura (de cuadros) poco, pero este no es grande, y hay algunos francamente bonitos.






Este es, sin lugar a dudas, el que más me gustó

Ya cerrando el artículo, os dejo alguna foto más, y os diré que en el foso (que nunca ha tenido agua) hay una veintena larga de ciervos, que a alguien se le ocurrió soltar algunos allí y desde entonces han criado y los cuida el ejército, y se pueden ver cerca del acceso por las tardes, que es cuando da la sombra para ese lado de la ciudadela. Me temo que no puedo dejaros foto de ello.




En resumen, que es un sitio digno de visita, y como a muchos os molan las miniaturas, pues aún más.

7 comentarios:

  1. ¡Mucha y muy sana envidia!

    Si no recuerdo mal, mi padre tuvo que hacer en Jaca parte de la instrucción para ser paracaidista.

    Una pasada tanta miniatura y escenografía magníficamente hecha; la única pega que yo le pondría (porque si no, no sería yo) es que el gran diorama final sea sobre la explotadísima y tipiquísima batalla de Waterloo en lugar de una que represente alguno de los miles de enfrentamientos de nuestras fuerzas armadas o anteriores (edad media, visigoda, tardorromana, romana, prerromana...). No sé, si querían algo napoleónico podrían haber hecho Bailén, Arapiles, Somosierra, los sitios de Zaragoza...

    En fin, no me hagas caso, una pasada de visita, y desde luego, te has hinchado a hacer fotos... Mamma mía.

    Veseso.

    ResponderEliminar
  2. Guapísimo el artículo y una pasada las fotos y el entorno.
    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  3. Yo me quedo embobado en los museos que tienen dioramas, maquetas y representaciones tan chulas, aunque concuerdo con la pega de bresteso en que Waterloo no me parece la mejor elección para la gran sala (es impresionante, eso sí). Gracias por todas las fotos!

    ResponderEliminar
  4. Una entrada espectacular. Yo frecuento Jaca en invierno por el esquí e ignoraba mucha de las cosas que has contado. Ya tengo plan para cuando cierre la estación.
    También me sumo a la lista de indignados por el hecho de que el diorama de épicas proporciones corresponda a una batalla en el mejor de los casos tangencial para nuestra Historia. Habiendo centenares de victorias heroicas o de derrotas honrosas que representar, me parece casi ultrajante para nosotro y nuestros antecesores.

    ResponderEliminar
  5. Muy chula la visita Cordo. Gracias por las fotos y el reportaje.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hasta en vacaciones no pierdes el tiempo, Cordo!

    Conozco bien la zona y os confirmo que tanto la ciudadela de Jaca como la exposición de minis militares merecen mucho la pena (solo eclipsado por la comida y el turismo de montaña de la zona).

    Buen articulo ��

    ResponderEliminar
  7. Pues muy buena pinta el museo, sí señor, para echar una buena mañana larga mirando y babeando.
    Casualmente, el último cuadro que pones lo usé como referencia para pintar mis piqueros jaja

    ResponderEliminar