viernes, 19 de febrero de 2021

[Informe de Batalla] El destino de Elanir 3: Encuentro al amanecer

Saludos, gentecilla deseosa de leer informes de batalla.

El pasado 8 de Diciembre (vaya retraso llevamos publicando) quedamos Jorge y yo para echar una batallita de revancha que teníamos pendiente desde hace mucho. Las condiciones eran fáciles: Orcos y Goblins vs Altos Elfos, ambas listas de 2.000 pts debían ser amigables y no sabríamos qué misión jugaríamos hasta antes del despliegue. Eso sí, ambos queríamos escribir un informe, así que acordamos que cada uno escribiría las líneas sobre su propio ejército.

Despliegue

Si te interesa, continúa leyendo el informe completo:

Lo primero de todo, aclarar que todo lo que esté en azul fue escrito por Jorge y el resto por mí. Como ya hemos indicado, jugamos Orcos y Goblins (Jorge) vs Altos Elfos (yo). No pactamos las listas, pero acordamos no ir full magia, ni meter demasiados fanáticos ni que yo llevara fénix (no como la última vez). Eso sí, este informe lo queríamos dejar por escrito, que sabemos que algunos lo habéis pedido y os gusta más este formato ;-D

Nota de Cordo: Téngase en cuenta que esta partida se celebró antes de que se grabara el videoinforme que puso frente a frente a estos dos jugadores.

Sin más, pasamos a las presentaciones de los ejércitos:

EJÉRCITOS


Altos Elfos


El archimago Elanir lleva mucho tiempo de campaña afrontando diferentes peligros contra Druchiis, pielesverdes y aún más rivales. Tras la última batalla, Elanir logró dispersar un importante contingente formado casi en su totalidad por goblins. Pero el sabio de Hoeth sabía que esta fuerza sólo era la punta de lanza de un ejército aún mayor y que seguro que tendría algo más que goblins. En este caso, Elanir envió a sus mejores elfos a investigar un puesto de vigía humano que se encontraba a unas jornadas de distancia. Este destacamento sería comandado por su discípulo Aelos, a lomos de su fiel águila gigante "Manchitas" y algunos de sus mejores hombres elfos. Al aproximarse al poblado se hizo de noche. Los exploradores informaron que la aldea estaba abandonada sin signos de violencia, algo que sorprendió a Aelos. Acamparon para pasar la noche a salvo y adentrar las tropas al puesto vigía a la mañana siguiente. Antes de amanecer las tropas estaban ya formadas y listas para entrar en el poblado, aunque no contaban con encontrarse tan pronto con sus rivales...

Ya que la última vez comprobamos cómo un ejército de Altos Elfos centrado en Psicología (3 unidades que causaban miedo y dos que además de causar terror, volaban) contra Pielesverdes puede ser demasiado eficaz y aburrido, esta vez tocaba hacer un planteamiento diferente. También tengo bastante machacadas las listas con Archimago y mucha magia, listas que por lo general producen resultados muy aleatorios: a veces funcionan con tremenda eficacia y otra no tienes fase de magia hasta el turno 4 por culpa de disfunciones (me ha pasado). Una opción más fiable son las listas con mucho disparo, pero no suelen caer muy bien a los rivales y tampoco son de mi máximo gusto. Así que nada, toca hacer una lista de combate. Pero también tengo muy trilladas las MSU por culpa de que empecé pintando carros, algo de caballería pesada y monstruos voladores. Así que esta vez intentaría salirme un poco de mis listas habituales (intento jugar con todo pintado) y por ello tocaba hacer una lista con mucha infantería. Por suerte, recientemente había pintado casi todas mis unidades de infantería y tenía mucho donde escoger. Al final, me quedó un ejército "equilibrado". Tenía algo de magia con mi mago nvl 2, mucho movimiento gracias a las 3 águilas gigantes y la caballería rápida, pegada gracias a los carros y la caballería pesada, liderazgo gracias a un noble y un príncipe élfico y bastante infantería (para ser elfo). Os presento la lista:

  • Leonyr, Príncipe Elfico con honor de la Guardia del León, Armadura de los Dioses y Alabarda. 211 pts.
  • (General) Aelos, Mago nvl 2 en Águila Gigante con 2 Pergaminos de Dispersión y Vara de Plata. 230 pts.
  • Marthor, Noble con honor de la Guardia del Mar, Arco de Ellyrion, Armadura Pesada, Escudo y Alabarda. 130 pts.
  • 15 Guardias del Mar con Grupo de Mando Completo. 255 pts.
  • 16 Lanceros con Armadura Pesada Grupo de Mando Completo y Estandarte de Guerra. 242 pts.
  • 5 Yelmos Plateados con Armadura Pesada, Escudos y Músico. 122 pts.
  • 5 Guardias de Ellyrion con Lanza y Músico. 97 pts.
  • 2 Carros de Tiranoc. 170 pts.
  • 16 Maestros de la Espada con Grupo de Mando Completo. 238 pts.
  • 2 Lanzavirotes. 200 pts.
  • 2 Águilas Gigantes. 100 pts.

Orcos y Goblins


Hola, hola. Pues aquí estamos para otro informe de batalla más, que Rass me ha liado con sus malvadas artes de taimado asur. Hacía un montón que no jugaba contra él y una de las últimas veces (si no la última) que lo había hecho también fue orcos contra asures, recibiendo una paliza monumental y descubriendo ambos que: A) llevar doble fénix está muy roto. Y B) nunca hay que llevar unidades grandes de rebaños de garrapatos, nunca. No lo hagáis, especialmente si el enemigo causa terror. En serio, nunca.

En fin, que anticipaba el encuentro con escepticismo y poca fe en mis posibilidades. Por suerte, Raúl es un caballero (es la parte bretoniana, sin duda) y acordamos que él no llevaría fénix ni leones de guerra y yo no llevaría lista de chamanes goblins y 200 fanáticos. Demasiadas partidas contra Cordo le meten el miedo a cualquiera…

Así pues, con esas condiciones acordadas, decidí orientar una lista agresiva, con varias unidades rápidas para amenazar ya en segundo turno, y suficientes bloques baratos y grandes como para abrumar mediante la superioridad numérica, todo ello comandado por un orco negro pegón y con mala leche. La lista era la siguiente:

  • Groztak, Kaudillo orco negro en Kulebrilla (sierpe alada), con Koraza dura de pelar de Drog, Mejor kachivache pa’l ke manda y Pinchapuerkoz de Porko. 465 ptos
  • Rizzka, chamán goblin común, con Pergamino de dispersión. 80 ptos.
  • Trizzka, chamán goblin común, con Pergamino de dispersión. 80 ptos.
  • x2 de 20 goblins nocturnos con escudo y músico. 44 +44 ptos.
  • x2 de 16 guerreros orcos con armadura ligera, escudo y músico. 101 +101 ptos.
  • x2 de 5 jinetes de lobo con escudo y músico. 61 +61 ptos
  • 4 peanas de snotlings. 100 ptos.
  • 1 karro de jabalíes. 80 ptos.
  • 2 karros de lobos con lanzas. 63+63 ptos
  • 2 lanzapinchoz. 35+35 ptos
  • 8 jinetes de jabalí con armadura ligera, escudo, lanza, músico, portaestandarte y Trapo chorreante de Borko. 175 ptos.
  • 2 gigantes. 205 + 205 ptos.

Y sí, las unidades de nocturnos iban sin fanáticos. Lo sé, soy un hereje, pero mi plan requería poder moverme sin trabas (más allá de la puta animosidad, claro), y sabía que Rass jugaría águilas para sacarme los fanáticos en el primer turno, por lo que me hubieran molestado más a mí que a él.

Nota de Cordo: Next level (!).


Misión


Al llegar, lo primero que hicimos fue colocar la escenografía. Teníamos elementos muy chulos de Rohan, pero lo malo es que casi todo eran casas, puestos de vigías y murallas. Están muy bien, pero para una partida de Fantasy se queda algo cojo. Las colinas, los bosques y algún elemento acuático siempre son bienvenidos. Pero bueno, acordamos colocar la escenografía, poniendo 4 casas grandes en cada una de las "esquinas", una torre vigía sobre una pequeña colina que podría servir como elemento central si tocaba esa misión y luego completamos con una colina libre, unos campos de cultivo, una valla y otra torre de vigía. Intentamos que la escenografía fuera "equilibrada" ya que no sabríamos en qué lado desplegaríamos ni aún qué misión jugaríamos. Nos quedó una mesa con líneas de visión un tanto escasas, pocas zonas de tiro y mucho elemento de escenografía, pero que aún así permitiría una buena movilidad para que nos diéramos de tortas.

Mapa de la batalla

Habíamos acordado jugar una batalla campal con un “extra”, a decidir aleatoriamente antes de comenzar, y nos tocó “Batalla precipitada” (se decide el orden de despliegue antes, apuntándolo en un papel, colocando la primera unidad en el centro o un flanco y el resto de manera sucesiva). Decidimos que lo haríamos de izquierda a derecha. Yo intenté que me quedara más o menos simétrico, con el flanco derecho algo más fuerte por la presencia de los jabalíes, pero cometí algunos errores, ya que me hice la picha un lío y terminé desplegando un karro de lobos detrás de los snotlings, además de sobrestimar el tamaño del cuello de botella que formaban la torre central y los cultivos.

 

1. Conquista. Para el resultado final de la batalla, se contaría exclusivamente cuántos cuadrantes controla cada general y quién más tuviera ganaría. 

 

2. Controlar objetivos. Existen 3 emplazamientos identificados por los exploradores que contienen artefactos importantes. Uno se situará en el centro del tablero y los otros dos en cada zona de despliegue, formando una diagonal entre los 3 objetivos. Controlar el elemento propio al final de la partida concede 100 pts, el centro 200 y el rival 400. Se suman al resto de puntos que se cuentan en una batalla campal.

 

3. Controlar elemento central. En este caso sólo hay un elemento central que conceda puntos extras, en este caso 400 pts.

 

4. Despliegue al amanecer. Se trata de una batalla campal normal y corriente, con la excepción de que el despliegue será oculto. Para hacerlo, cada jugador dibujará un mapa con su zona de despliegue y ahí debe dibujar el despliegue de sus tropas. En caso de que alguna unidad no entre en la zona dibujada, o se olvidara de dibujar alguna unidad, el rival puede colocar esas unidades en cualquier lugar de la zona de despliegue rival, pero siempre encarada hacia el frente.

 

5. Batalla precipitada. Se trata también de una batalla campal normal y corriente con un despliegue condicionado. Cada jugador establecerá el riguroso orden en que desplegarán sus tropas. Previamente, se tirará un dado para decidir si se empieza a desplegar desde un borde (izquierda o derecha) o bien desde el centro, colocando alternativamente las tropas a derecha e izquierda.

 

6. Codicia del guerrero. Se decidirá cuántas fichas de búsqueda hay sobre el tablero con 1D3+3. Cada ficha tendrá un valor, pero no se conocerá por cada jugador hasta que "toque" cada ficha. El valor de las fichas será de 0, 50, 100, 150, 200 o 250 pts de batalla, pero nunca podrá repetirse valor.


PARTIDA


Despliegue

Como nos había tocado un despliegue un poco especial y por la distribución del tablero, mi idea era hacer un amplio frente de batalla gracias a que -sin que sirva de precedente- tenía una lista bastante numerosa capaz de abarcar tanto ambos flancos como el centro. Entorno al centro coloqué mis tres bloques de infantería, con los lanzavirotes detrás y las caballerías y carros enfocados a los flancos. 

Despliegue Altos Elfos

Empezamos a colocar las unidades y me llevé la sorpresa de ver que mi rival también había traído una lista bastante rápida y orientada al cuerpo a cuerpo, con carros, dos unidades de caballería, voladores y tres bloques. Sin duda, iba a haber mamporros y, como buen pielverde, eso me hacía muy feliz…


Mapa del Despliegue

Turno 1 Altos Elfos


Comienza la partida, yo tengo poco que hacer en magia o disparo porque me he centrado en movilidad y combate. Así que, toca avanzar con todo el ejército. Las águilas gigantes abren camino hacia los numerosos goblins nocturnos. Con una lista como la mía no quiero que me anden molestando los fanáticos, así que arriesgo al máximo mis águilas para sacarlos en turno 1. Pero claro, zon aztutoz goblinz y como contramedida... Jorge no puso NI UN SOLO FANÁTICO. Evidentemente era una maniobra de distracción, para eso podría haber jugado goblins normales (si es que los tiene pintados).

Flanco izquierdo

Pues nada, arriesgo mis águilas para nada pero como tengo el primer turno posiciono de forma bastante satisfactoria al resto de mis tropas. Luego comienza la fase de magia, de la cual creo que no vamos a hablar en todo el informe de batalla porque no nos salió ni un sólo hechizo en toda la batalla y los que salieron fueron dispersados. 

Flanco derecho

El disparo fue mucho más flojo de lo que esperaba. Sinceramente, no esperaba gran cosa, pero sí diezmar algún bloque de infantería o acabar con algún apoyo. Pero creo que no maté en total ni 10 puntos de goblins. Pues nada, la suerte había sido caprichosa este turno pero el movimiento había ido bien. Tocaba ceder el turno a Jorge.


 Turno 1 Alto Elfo

Turno 1 Orcos y Goblins


Jejeje la cara de incredulidad de Rass al decirle que no llevaba fanáticos ya había hecho merecer la pena la jugada (ya veríamos a la larga…). Pero me había dejado un águila muy cerca y me molestaba, así que declaré una carga con el gigante para espantarla.

Viendo que el elfo se había venido arriba y movía todo para adelante con ganas, estaba claro que yo no iba a ser menos, ¡por Gorko! Así que todo el ejército se movió en busca de orejotas para machacar. Intenté corregir el error de despliegue con el carro de detrás de los snotlings, llevándolo por detrás de los bloques hacia el centro, para poder mandarlo al flanco que fuera necesario en turnos posteriores. El carro de jabalíes hizo un derrape y se colocó tras la torre, para amenazar el cuello de botella. En el flanco izquierdo, los lobos y el otro carro avanzaron más tímidamente, pues los ellyririon y el carro de Tiranoc me daban algo de miedito. Por el contrario, el flanco derecho avanzó a toda velocidad, para hacer la pinza lo antes posible, y amenazando a los yelmos plateados. 

Bien, con todo el movimiento terminado era hora de pasar a la fase de magia. De momento todo iba según el plan y… Según el plan… Mmmm eso es raro. Algo se me estaba olvidando. ¡La animosidad! Maldiciendo mi mala cabeza, empecé a chequear todas las unidades, rezando fervientemente a Gorko y Morko porque no me saliera ningún 1 que me obligase a deshacer el movimiento. Por suerte, debieron escucharme, pues todo siguió como estaba.

Nota de Rass: Déjame esos dados con que tiras animosidad, que no parecen tener 1s...

Por desgracia, debí usar en ello todo su interés, pues la fase de magia resultó tan estéril como la de mi rival. Y como fue la tónica general de la partida, con hechizos fallidos y, los pocos que entraron, dispersados, pues tampoco volveré a hacer mención de ella.

En disparo, comencé con el lanzavirotes del flanco derecho. Comprobé que tuviera línea de visión y decidí quitarme al águila cercana de encima de una vez. Cuando se lo dije a Rass, comentó que no solo tenía que impactarle, sino sacar también tres heridas en la tirada para herir. Yo le contesté que había dicho que quería quitarme al águila así que lancé los dados, impacté, herí y saqué un 5 en las heridas múltiples; águila fuera. Si cuando mis goblins se proponen algo…

Águila muriendo

El otro lanzavirotes no recuerdo que hiciera nada destacable y los carros de lobo no llegaban, por lo que cerré mi turno con la alegría de haber causado la primera baja enemiga.

Turno 1 Orcos y Goblins

Turno 2 Altos Elfos


La partida se estaba poniendo interesante, muy táctica. Ambos rivales íbamos al combate cuerpo a cuerpo con ejércitos de infantería. Es decir, cada avance debíamos calcularlo milimétricamente a ojo para lograr una buena posición desde la que cargar y evitar ser cargados. Con Bretonia no me suele pasar. Tiras p´alante y cargas siempre, seguro que llegas. 

Frente derecho

Frente izquierdo

En este punto, yo tenía mi ejército en 3 frentes dividido. En el flanco más derecho unidades rápidas haciendo guerra de guerrillas contra otras unidades rápidas de los Orcos y Goblins (que por suerte se me dio bien).

Lo más fuerte de mi ejército se encontraba en el centro-derecha (no hablamos de política) con mi general, otro personaje y dos bloques de infantería. Este punto era un cuello de botella, pero yo confiaba en mis tropas declarando un par de cargas que hicieron huir a varios goblins. 

En el frente izquierdo la verdad es que me encontraba abrumado. Tal vez debería haberme quedado atrás. Los maestros de la espada y los yelmos plateados se estaban recolocando para hacer frente a las amenazas que venían por delante y por el flanco. Con el águila gigante muerta, no tenía ningún apoyo para ayudar a estas tropas. Sólo me quedaba el disparo para salvarme la jugada, pero hoy no era el día y apenas maté un orco en ese flanco. 

El otro flanco me resultó bastante mejor a disparo, pues aunque apenas hice bajas, gracias a concentrar mis disparos logré causar un pánico que hizo que huyeran unos orcos.

*Como nota del mapa, los goblins y el lanzapinchos no huyeron este turno, sino al comienzo del siguiente, que es cuando tuvieron que chequear pánico.


Turno 2 Altos Elfos

Turno 2 Orcos y Goblins


Bueno, pues ya tenía mi primera unidad huyendo. Es reconfortante ver a tus tropas actuar según lo que esperas de ellas… (Suspiro) En fin, al lío.

Comenzamos turno y lo primero son los chequeos de pánico. Medí, y los orcos estaban a distancia del bloque de goblins y de la dotación del lanzapinchos, así que chequeé con ambas y con ambas hui. ¿Qué os decía? Reconfortante… (Gran suspiro). Tiró la huida y no se me van de la mesa por poco. Así y todo, tendría que darme con un canto en los dientes…

Nota de Cordo: ¿No superarían en potencia los goblins a esos orcos Narbek?

Pasamos a la declaración de cargas, que decidí jugármela con los goblins contra los ellyrion, a ver si había suerte y le mataba algo. Pero primero, chequeo de miedo, que no tenía el doble de potencia y sufro miedo a los orejotas (tanto perfume no puede ser bueno, algo esconden). Evidentemente, fallé el chequeo, por lo que no cargué y me quedé clavado en el sitio (enorme suspiro). Panda de inútiles…

Los orcos huyendo no reagruparon (¿pa qué?) y tampoco se fueron de la mesa por unos centímetros.
En el centro, el gigante se acercó desafiante a los lanceros, con la intención a hacerles pasar un chequeíto de terror en el próximo turno. El carro se posicionó también amenazante.

Al otro lado de la torre, el carro y los dos bloques se colocaron para recibir a los maestros de la espada, con los snotlings amenazándoles a ellos y los yelmos, mientras que mi general se colocaba entre dichos maestros y el carro de Tiranoc, dispuesto a causar terror o lo que surja. Por el flanco, el gigante y los jabalíes se acercaron a los yelmos; o me cargaba él o le cargaba yo, pero no estábamos aquí pa tonterías… Los lobos por su parte se mo… ¡Joder, otra vez la animosidad! Chequeo todo rápido y de nuevo los dioses están conmigo, mis chicos están de acuerdo con el plan. Como decía, los lobos se movieron hacia el lanzavirotes.

En el disparo, el carro del flanco izquierdo decidió que, ya que los lobos no cargaban, podían probar a ver si ellos se cargaban algún orejotas. Disparé con los tres arcos y maté a un ellyrion. Por su parte, los lanzapinchos hicieron poco o nada. 

Viendo que por lo menos iba matando cosas, aunque fuera de una en una, pasé el turno a Rass.

Turno 2 Orcos y Goblins

Turno 3 Altos Elfos


La movilidad de los Orcos y Goblins me había superado claramente en el flanco izquierdo, tal vez no había planteado bien ese frente. Además, la suerte quiso que el turno anterior me huyeran los yelmos por el terror del gigante y este los maestros de la espada por el terror de la sierpe alada.

Despliegue

En el flanco derecho, sin embargo, la cosa marchaba. Los guardianes de Ellyrion mataron a los jinetes de lobo y el carro de Tiranoc hizo que huyera el carro de goblins.

Y en el centro... bueno, era un cuello de botella que me favorecía. El otro carro de Tiranoc cargó al carro de Jabalíez y aunque sólo hice un impacto que no logró herir, gané el combate por resolución de 1 y le tocó huir. Los lanceros (y el general) decidieron cargar al Gigante. Con su L10 pasan los chequeos fácilmente y le hacen la nada despreciable cantidad de 4 heridas. Sinceramente, los gigantes son casi indesmoralizables... pero a mí me gusta matarlos bien muertos a base de tortas, y el plan estaba saliendo bien. 

¡A repartir tortas!

Nuevamente, esperaba remontar ligeramente la difícil situación del flanco izquierdo gracias a los disparos... pero tampoco pudo ser. Tenía MUY buen tiro contra los jinetes de lobo y podía borrar esa amenaza inmediata para mi lanzavirotes, pero hoy no era el día y salieron como si les tiraran flores. El otro lanzavirotes ni recuerdo a donde disparó, porque tampoco hizo nada. Creo que disparé a la sierpe a ver si le iba haciendo heridas, pero no resultó. La guardia del mar no tenía objetivos obvios, así que pivotó para disparar a la sierpe y le hizo una herida a ella y otra al general orco. 

Sin nada más que hacer y con la partida muy dividida, ¡turno de Jorge!

Turno 3 Altos Elfos

Turno 3 Orcos y Goblins


¡Malditos sean todos los orejas picudas! ¡Y malditos sean esos orcos cobardes, huyendo de un pollo hiperdesarrollado y un señor en bata! En fin… La situación en el flanco derecho era preocupante, pero al menos en el izquierdo iba bien la cosa.

Esta vez no me olvidé de chequear la animosidad y, de nuevo, todo marchaba bien. Estaba claro que venían con ganas de machacar elfos, y yo no era quién para negárselo, así que empecé a declarar cargas.

Nota de Rass: En serio, déjame que vea esos dados...
Nota de Cordo: Yo también quiero verlos. Algo huele raro...

El carro de jabalíes cargó contra el águila, que aguantó la posición para evitar que redireccionara contra los lanceros (que era lo que realmente quería yo). El gigante y los jabalíes cargaron contra los maestros en fuga, que consiguieron escapar por el pelo de un eslizón, transformando mi carga en fallida. Los lobos hicieron lo mismo contra los yelmos plateados, con la esperanza de que se fuera de la mesa más que de cogerle, pero nada.

Conseguí reagrupar tanto a los carros de lobos como a los goblins y moví la sierpe cerca del lanzavirotes de su derecha, con ganas de causar más terrores y mirando maliciosamente a la guardia del mar.

En combate, el carro reventó al águila con cinco impactos por carga exitosos, dejando apenas una pulpa sanguinolenta y alguna pluma. Tras un momento de duda, decidí no arrasar y quedarme donde estaba, pensando en que el gigante moriría en el siguiente turno, aguantando en éste. ¡¿Qué coño iba a aguantar, contra ciento y la madre de lanceros pegando en tres filas, además de un héroe con alabarda y malas pulgas?! A veces tomo unas decisiones simiescas que vaya tela… Por cosas así es por lo que pienso que los orcos me pegan tanto… Para más recochineo, tras acabar los lanceros con el gigante, éste se cayó sobre el carro, causándole dos heridas. Yupi… 

A pesar del estúpido error, había sido un buen turno, por lo que cedí el testigo a Rass con confianza en que la cosa marchaba bien.

Turno 3 Orcos y Goblins

Turno 4 Altos Elfos


Tras acabar con el gigante, parecía que el centro-derecha del tablero era mío sin enemigos evidentes a la vista. Y eso era un pequeño problema, tenía dos buenas unidades en combate con aún muchos efectivos y que difícilmente llegarían a trabarse en combate en lo que quedaba de partida por culpa del elemento central que me alejaba mucho del otro frente. Por ello, los guardias del mar cambiaron de formación (sin poder disparar) y amenazar a la sierpe que acababa de hacer huir al lanzaflores de ese flanco. Si la sierpe quería cargarles debería hacerlo por el frente y con los bonos estáticos y un héroe dentro, se le podía poner cuesta arriba. 

Haciendo de las suyas...

El flanco derecho parecía ganado, así que los guardianes de Ellyrion y los carros de Tiranoc continuaron cargando a su antojo para acabar con los último apoyos de la zona.

Lo contrario ocurría en el flanco izquierdo. Todo lo mal que hice con los yelmos plateados y los maestros de la espada y la mala suerte que tuvieron huyendo por terrores, la compensaban superando todos los chequeos de reagrupamiento y haciendo que el avance de los orcos por el flanco izquierdo fuera más lento y que lograra menos éxitos de lo esperable. Los jinetes de lobo decidieron pasar del lanzavirotes para intentar cazar a los yelmos plateados, hacia quienes no llegaron y perdieron esa fase de movimiento. El lanzaflores decidió devolverles el favor y matar únicamente a un jinete que era alérgico a sus proyectiles.

Turno 4 Altos Elfos

Turno 4 Orcos y Goblins


¡Venga alegría! Quién necesita carros, ¿verdad? Indudablemente, el flanco izquierdo estaba perdido, con apenas un puñado de goblins para plantar cara a todo su parque móvil. Al menos tenía a los ellyrion a distancia de carga…

Turno 4 Orco

Pero primero va la animosidad, que ya no se me olvidaba más. ¿Y a que no adivináis qué? La fallé. Los puñeteros canijos se quedaron discutiendo entre ellos, mientras los elfos se reían en la distancia. Al menos, el resto de animosidades fueron bien. 

El gigante y los jabalíes declararon carga a los maestros de la espada, que estaba claro que no habían venido a pelear, porque volvieron a huir, escapando de nuevo por los pelos.

El carro de jabalíes se acordó que había dejado algo en el puchero y se fue por el borde de la mesa. Mientras, en el otro flanco los snotlings continuaban escalando, en su periplo por convertirse en los reyes de la colina; los lobos se orientaron hacia el lanzavirotes, que ya había vivido demasiado según su opinión; y mi general siguió en su infructuosa búsqueda de amigos, acercándose a la guardia del mar.

En la fase de disparo, me fijé en que tenía a tiro al mago en águila y, con una risa maliciosa, le dije a Rass que quería quitármelo de encima. Me daba igual si jinete o montura, pero uno de los dos moría este turno. Tiré los dados con seguridad e impacté. Miré a ver a quien daba y acerté en el pollo. Tiré para herir con éxito. Y volví a hacer las tres heridas en la tirada de múltiples. Rass, aún perplejo porque lo hubiera vuelto a conseguir, retiró al águila mientras yo proclamaba que, desde ese día, aquel lanzapinchos sería conocido como el Matapollos.

Entre risas por lo sucedido (especialmente mías, y especialmente poco deportivas), cambiamos de turno.

Turno 4 Orcos y Goblins

Turno 5 Altos Elfos

El flanco izquierdo ya no tiene mucha importancia por las pocas tropas que quedan ahí con vida. 

Turno 5 Altos Elfos

En el centro, la sierpe en lugar de cargar a la guardia del mar se puso a su lado para hacerla huir por terror. Con el L10 del general, sorpresa: Le salió bien el plan, lástima que fuera el último turno. Ahí perdí muchos puntos de una unidad intacta y que podría haberse reagrupado en turno 6 con relativa facilidad. Así que nada, a mis lanceros les tocaba darse la vuelta y encarar al general orco.

El pifostio del flanco izquierdo

El flanco derecho seguía siendo un caos de tropas que corrían para un lado y para otro, pero sin haber bajas en ningún bando. Eso sí, por primera vez en la partida y sin que sirva de precedente, el lanzavirotes de ese frente tuvo una buena tirada de dados y mató ¡por fin! a varios jinetes de jabalí. 

Turno 5 Altos Elfos

Turno 5 Orcos y Goblins


¡Aúpa goblins! Cuanto menos esperas de ellos, más alegrías te dan. La partida pintaba muy bien, pero aún no estaba ganada, así que me dispuse a cortar unas cuantas orejas.

Turno 5

Antes de ponerme a declarar cargas, tiré animosidad, volviendo a fallar los heroicos goblins, que claramente estaban peleándose por quién se quedaba qué de lo que habían dejado tirado los orejotas. Los orcos, que eran la clave en este turno, la pasaron sin problema, por lo que declaré carga conjunta con ellos y el gigante contra los maestros, a ver si me dejaban matarlos de una maldita vez. Sorprendentemente, decidieron quedarse.

Por otra parte, los lobos cargaron contra el lanzavirotes; aunque a buenas horas, ahora que ya se había ventilado a los jabalíes… Los cuales se quedaron rascándose los traseros, porque tampoco tenían nada mejor que hacer. Los snotlings se giraron hacia el mago, más por efecto psicológico que otra cosa, pues sabíamos que no íbamos a poder jugar otro turno. Finalmente, mi general declaró una carga un tanto temeraria contra los lanceros. Lo lógico hubiera sido que, siendo el último turno y mi unidad más cara, no lo arriesgase a estas alturas. Pero eso no es una actitud pielverde, ¡por Morko! Yo no podía irme sin que mi general partiese unas cuantas cabezas, aunque saliese trasquilado en el proceso.

Sierpe repartiendo tortas

En disparo no pasó nada interesante, por lo que pasamos a combate.

Los goblins trabados con el carro de Tiranoc ganaron el combate, haciendo huir a los orejas picudas y persiguiéndoles, aunque sin alcanzarles (que los puntos me los llevaba igual, pero los elfos muertos hacen sonreír a Gorko), mientras que los lobos arrasaron completamente a la dotación del lanzavirotes.

En el combate contra los maestros, mis orcos y el gigante consiguieron hacer cuatro bajas, mientras que ellos ná de ná, por lo que perdieron y salieron corriendo (sí, otra vez). Yo perseguí con los orcos, para capturar el estandarte y porque estaba harto de esos elfos caguetas, pero volvieron a escaparse ¡por un centímetro! Desde luego, el atletismo es una disciplina que se debe entrenar a menudo en Hoeth…

Por su parte, mi general y su mascota se despacharon a gusto, matando entre los dos a seis lanceros, recibiendo a cambio dos heridas para la pobre Kulebrilla. Al tener filas, potencia y estandarte, me ganaba de uno. Chequeé, convencido de que iba a huir, aun yendo a 8s. Pero sorprendentemente pasé el chequeo por lo que aquí terminó el turno y la partida.

Turno 5 Orcos y Goblins

RESULTADO


Al finalizar el quinto turno, tocaba hacer recuento de puntos. Los elfos lograron un total de 811 puntos, conseguidos de la siguiente manera:

        - Media sierpe. 115 pts.
        - 16 Orcos. 101 pts.
        - 5 Jinetes de Lobo. 61 pts.
        - 1 Lanzapinchoz. 35 pts.
        - 2 Karros de Lobos. 126 pts.
        - 1 Karro de Jabalíes. 80 pts.
        - Media Unidad de Jinetes de Jabalíes. 88 pts.
        - 1 Gigante. 205 pts.
        - Sin estandartes ni cuadrantes

Los orcos hicieron mejor batalla y lograron 1440 pts. Dado que tenía bastantes puntos huyendo en turno 5 y no hubo turno 6 para intentar reagruparse, lograron estos puntos:

        - Noble guardia del mar 130 pts 
        - 3 Águilas Gigantes. 150 pts.
        - 15 Guardias del Mar con Grupo de Mando Completo. 255 pts.
        - 5 Guardias de Ellyrion con Lanza y Músico. 97 pts.
        - 2 Carros de Tiranoc. 170 pts.
        - 16 Maestros de la Espada con Grupo de Mando Completo. 238 pts.
        - 1 Lanzavirotes. 100 pts.
        - Captura un estandarte (el de los maestros de la espada) y dos cuadrantes. 300 pts.

Con una diferencia de 629 pts, los Orcos lograron una victoria decisiva por apenas 30 puntitos.

Conclusiones Altos Elfos


Desde luego fue una partida entretenida de jugar y que salía un poco de lo habitual por la misión que jugábamos y las listas "no tan habituales" de nuestros ejércitos. La magia fue una completa decepción para los dos y el disparo para mí desde luego que también, si bien es cierto que Jorge "sólo" mató dos águilas a disparos. 

El flanco derecho se me dio mejor de lo esperado y el centro salió según el plan, salvo por la guardia del mar que huía por terror y no hubo tiempo para un sexto turno. Nos quedamos con las ganas de saber qué habría pasado si hubiéramos jugado un poco más. Probablemente la victoria habría seguido siendo para Jorge, pero creo que el resultado habría sido más ajustado y quizás un empate.

Muy contento con mis lanceros con héroe dentro, creo que son una unidad infravalorada y que siempre me da buenos resultados. Dos unidades de las que esperaba mucho tuvieron un resultado agridulce: los yelmos plateados y los maestros de la espada. Es cierto que no mataron nada, pero igualmente cierto es que entorpecieron todo el avance del flanco fuerte de los orcos sin ningún apoyo y sin morir. 

Con la guardia del mar estoy relativamente contento. Me gustó como se portaron y amenazaron al rival, salvo el terror que fallaron y que ojalá hubieran visto el combate por algún orco loco que hubiera llegado a cargarles.

Poco más que añadir, a pesar de mi derrota, tuve pocas bajas de elfos así que vivieron para luchar otro día. Como siempre un placer jugar contra Jorge porque sus planteamientos son muy alocados y siempre te lo pasas bien y de buen rollo.

Conclusiones Orcos y goblins


¡Muajajajaja! Ejem, digo… Buena partida. Ejem. 

La verdad es que me pareció una partida muy divertida, con muchos momentos de suerte, tanto buena como mala (los pinchitos de águila, todos los terrores que falló Rass, mis reagrupamientos fallidos en el flanco izquierdo, la caída del gigante…), y quién sabe qué habría pasado si hubiéramos jugado un turno más cada uno. Fácilmente podría haber terminado más ajustada, de haber logrado reagruparse y dependiendo de qué pasase con el combate del general orco…

Personalmente, encontré refrescante un enfrentamiento con menos magia y disparo de lo habitual, aunque igualmente presente (sí, había algo de magia, aunque no lo pareciera gracias a nuestras zarpas), y con unas reglas de despliegue diferentes. Claro que mi lista agradecía esa clase de enfrentamiento, lo cual también ayuda a disfrutar más la experiencia jejeje.

Hablando de la lista, creo que la decisión de no meter fanáticos me salió bien, porque, efectivamente, Rass metió águilas, que habrían hecho salir a los chalaos en turno 1. De esta manera pude moverme con más tranquilidad, aunque también supusiera que los carros y el mago de Rass avanzaran más impunemente por el flanco izquierdo. El general en sierpe con esta combinación me parece una picadora de cuidado, además de que el ir generando terror por todo el campo de batalla no es algo a lo que yo esté acostumbrado, y me ha encantado, claro. Vale, pierdes la burbuja de liderazgo al tenerle por ahí dando vueltas, pero con Orcos y Goblins uno termina aprendiendo que el liderazgo es caprichoso, y que se suele salvar más chequeos a 5s que a 9s.

En fin el caso es que yo me lo pasé teta. Rass es un gran oponente, con una actitud estupenda, y con el que siempre da gusto jugar. Risas, mamporros y elfos muertos, ¿qué más se puede pedir en una mañana de warhammer? 

¡Eso es todo por hoy! Nos vemos en próximas ediciones y nuevas batallas, que hacía tiempo que no podíamos hacer un informe escrito.

Un saludo, 

- Rass

2 comentarios: