jueves, 21 de noviembre de 2019

[INFORME/OPINIÓN] 5º Torneo Internacional Corredores de Sombras (Crónica del Jugador) Parte 2

Muy buenas a todos, como siempre, tardo con estas cosas, pero creo que a estas alturas todos sabíais que esta entrada llegaría. Como ya anunciamos en este blog, el 20 de Octubre celebramos en San Feliú (al lado de Barcelona) el 5º Torneo Internacional Corredores de Sombras de Warhammer Fantasy 6ª edición con MDNR, y con lo contento que quedé el año pasado, no podía dejar de asistir. La última vez me tocó ir solo, pero esta vez montamos toda una expedición de jugadores del grupo de Madrid, y pese a las dificultades varias, no nos arredramos, y allí estuvimos. En esta crónica os voy a contar mi experiencia, de cabo a rabo, para que el año que viene no busquéis excusas. ¡El Whaaagh de Madrid de torneo!

Aviso a navegantes: Como siempre, este artículo lo escribo seguido. Es largo, y por eso lo publicaré en varias partes antes de sacar el tocho completo. En esta segunda parte, la primera ronda.



Por la mañana la mayoría habíamos dormido poco y/o mal, pero eso no era un problema, nos sobraban las ganas. Desayuno y rumbo a San Feliú, con todos los maletines. Abraham se despistó y casi nos lleva al lugar del evento del año pasado, pero lo corregimos a tiempo, y pudimos invertir los minutos previos al torneo en saludar a todo el que se dejaba, compartir unas risas y disfrutar del desayuno (segundo desayuno, como los hobbits) ofrecido por la organización. Así sí.



En principio estábamos inscritos 39 o 40, pero al final parece ser que estábamos 37 más Jordán con sus ogros que iba de jugar reserva y le tocó jugar para que fuéramos pares. Y eso que gente como Nama o Elendor no habían podido ir...rápidamente identifiqué a unos cuántos de los rivales más peligrosos, reté a Mathy a cruzarnos en ronda 3 a ver quien era la rata más rata del día, sacamos unas fotillos, y..¡al lío!

Lo que tiene David en la mano no es una cerveza, y debería haber sido descalificado por ello

Igual que el año pasado, un breve repaso antes de arrancar...

Antes de entrar en materia, una mención sobre puntuaciones:
-Las partidas podían otorgar de 0 a 20 puntos. El empate es un reparto 10-10, y el máximo (jezzailado) que es 20-0 requería ganar por 1600 puntos si mal no recuerdo, es decir, estaba un peldaño por encima de masacre.
-Al ser tres partidas el máximo de puntos eran 60 para la clasificación de mejor general.
-La clasificación de pintura otorgaba hasta 14 puntos. Las bases desglosaban el reparto en diferentes áreas.
-Este año habían añadido la posibilidad de mandar un trasfondo (el mío lo tenéis en el análisis de la lista) que valdría hasta 5 puntos.
-Había una clasificación mixta que unía todo, siendo el máximo por tanto 79 puntos. Antes del torneo le puse una queja formal a Víctor porque 79 no es un buen número, que ya podían haberse inventado algo para llegar a 80. Muy lamentable...

Ronda 1:

Skaven (Cordo) VS Guerreros del Caos: Tzeentch (Sir Aleppo)
Escenario Capturar Objetivos

El escenario era una batalla campal que comenzaba con despliegue oculto (dibujar el despliegue en un papel antes de empezar). En la diagonal del tablero había tres elementos circulares, que al final de la partida otorgaban 200 puntos de victoria cada uno, en caso de tener una unidad básica de potencia 5 o más sobre ellos. Como veréis a continuación yo tenía muchas (pero muchas) más unidades que mi oponente, así que el escenario me favorecía por esos puntos extra. El despliegue oculto en cambio no, ya que yo iba a cubrir todo mi despliegue sí o sí, pero él tenía bastante libertad.

Como suele pasar en estos eventos, no conocía a Sir Aleppo, pero por lo que me comentó llevaba mucho tiempo sin jugar, y sobre todo le había dado a 8ª edición, así que hay algunas reglas que aún le bailaban un poco. De todas maneras estaba claro que tampoco iba verde, y me asusté un poco al ver al dragón, aunque su razonamiento tenía todo el sentido: si no lo saco en un caso como este, ¿cuándo?

La lista a grandes rasgos (téngase en cuenta que no tengo la oficial) era así:

-Señor del Caos (general) con Marca de Tzeentch (nivel 4), con lanza de caballería, escudo, armadura del Caos y El Ojo Dorado de Tzeentch (TSE 3+ a él y su montura contra proyectiles), montado en Dragón del Caos
-Paladín del Caos, portaestandarte de batalla, con Marca de Tzeentch (nivel 2) con lanza de caballería, escudo, armadura del Caos, en Corcel del Caos con Barda, creo que con un Pergamino de dispersión
-5 mastines del Caos
-5 mastines del Caos
-5 jinetes bárbaros
-Carro del Caos con Marca de Tzeentch (+1 dado de energía)
-7 caballeros del Caos elegidos con Marca de Tzeentch (+1 dado de energía) con al menos arma de mano, armadura del Caos, escudo, barda y grupo de mando completo
-5 furias
-4 minotauros con arma a dos manos

En cuanto generamos hechizos y dijo que llevaba Tzeentch, me quedó clarísimo el equipo del Señor del Caos, y asumí que pese a la inmensa capacidad de disparo y proyectiles mágicos skaven, no podía perder el tiempo con él, y tenía que matar lo demás. Justo pocas semanas antes había estado comentando con Elendor sobre esa configuración de más de 800 puntos, y le dije que a 2000 puntos no lo veía, pero a 2500 me parecía muy interesante. No conocía su despliegue aún (por lo de ser oculto) pero mi idea era eliminar los apoyos rápido, y centrarme en coger los puntos de la pelota de caballeros, ya que los minotauros no me preocupaban teniendo cinco bloques de 20 miniaturas.

En cuanto a hechizos, su nivel 4 tenía el Fuego Rojo de la Alteración (proyectil mágico), Fuego Naranja de la Transición (repite TSA Y TSE), Fuego Verde de la Mutación (obliga a una unidad a pegarse a sí misma) y Fuego Azul de la Metamorfosis (proyectil mágico), y su nivel 2 tenía el Fuego Rojo de la Alteración también y el Fuego Amarillo de la Transformación (TSE 5+ a la unidad). Mis ingenieros brujos su Rayo de Disformidad claro, y en el Vidente Gris me salió Salto Fugaz (teletransportar a un personaje), Oleada de Ratas (una plantilla desde el hechicero), Locura Asesina (dar furia asesina o locura asesina) y Plaga (chequeos masivos de resistencia). La plaga contra unidades tan pequeñas de poco iba a servir, pero con los Rayos pensaba apañarme.

En el tablero, en mi lado había una colina grande y un seto muy cerca, y en el lado opuesto una colina más pequeña y otro murete. El centro estaba tomado por un bosque que me serviría para hacerle partirse en dos si lo hacía bien.

En la foto podéis ver el despliegue:
-En mi flanco izquierdo los esclavos estaban para coger el objetivo, acompañada de dos bloques (monjes y guerreros del clan), amerratadora, portadores del incensario y lanzadores de viento envenenado. Delante solo minitauros y perretes, así que el flanco peligraba poco.
-En el centro puse enjambres, ratas gigantes y jezzail, que veían ambos lados. La movilidad era para evitar el bosque. Al otro lado solo estaban las furias y el dragón, que lo evitarían sin problema.
-En mi flanco derecho las alimañas, picadora, amerratadora y guerreros del clan se enfrentarían al carro, la caballería, perros y jinetes bárbaros, con el apoyo en el extremo de más lanzadores de viento envenenado y los previsibles jezzail en la colina. No se ven, pero al otro lado de la colina las otras ratas gigante estaban para ir a por el objetivo de su lado, y el marcador de los acechantes lo puse entre sus dos caballerías, por si dejaba algo para cogerlo él.


Sir Aleppo ganó la tirada para elegir quien empezaba, y optó por arrancar, aunque su primer turno fue muy escaso. Avanzó muy poco, lo justo para colocar el dragón más cerca para cargar, y reposicionar un poco sus unidades, y en magia debido a las distancias no hizo nada reseñable, aparte de darle el bono de repetir salvaciones a su Señor del Caos.






Mi turno uno tampoco fue nada loco, aunque algo más productivo. Primero, me di cuenta de la cagada de darle el Estandarte del Odio a los monjes de plaga, detectando que me iba a arrepentir todo el torneo. La mitad de los turnos se moverían a su gusto, y como los portadores del incensario tienen que ir al lado hasta que carguen por primera vez...pues se me echó palante el frente. En el flanco derecho reculé un poco, salvo los jezzail estáticos para disparar, y las ratas gigantes que iban a lo suyo. En magia no estuve tampoco sobresaliente, al igual que mi rival por temas de alcance, pero el ingeniero brujo de la izquierda mató dos minotauros, así que lo firmaba. No usé los portahechizos porque el Rayo hubiera sido dispersado (le quedaban dados) y el de Tormenta solo alcanzaría a dos minotauros, me parecía tontería. Al haber movido las amerratadoras y tener poco alcance, lo único que disparé fueron los jezzail, con 3 heridas al carro del Caos, que no estuvo nada mal.



Quedó muy clara por su cara en mi anterior disparo que los jezzail le preocupaban, así que en su segundo turno el dragón se fue a por los de la colina (no iba muy sobrado)...y yo por supuesto huí. Vale que fallé el terror, pero iba a huir igual. También recuerdo que los dos minotauros cargaron al flanco de los monjes de plaga por los pelos, y las furias me parece que a los jezzail. Por las fotos tengo huyendo una unidad de ratas gigantes y los jezzail centrales, pero me sorprende un poco, ya que las furias tenían potencia 5 y no huiría por fallar miedo con los jezzail, aunque las ratas fijo que sí. Me da la sensación que los mastines debieron cargar a las ratas y las furias a los jezzail o algo así, pero me hubiera quedado intentando matar alguna. Lo que sí se es que a grandes rasgos perdí un monje de plaga en combate, un jezzail de la derecha por culpa del dragón (alientazos) y usé un pergamino para evitar que las alimañas se atizaran a sí mismas con las alabardas. Es probable que Sir Aleppo le diera la salvación a sus caballeros, pero estando estorbados por el carro no me importaba.




Mi turno 2 tuvo sus puntos cómicos. Reagrupé ratas gigantes y jezzails de la derecha, pero los de la izquierda se piraron. Mis portadores del incensario se lanzaron a los minotauros, y junto con los monjes de plaga los destrozaron, no sin antes inmolarse dos portadores entre ellos al juntarse. Los enjambres trabaron a las furias para entretenerlas un rato, y en un intento de ayudarles con el lío, disparé al combate y me acabé cargando una de mis propias peanas. Hubo varios lanzadores de viento envenenado a los que se les cayó el borde en la mano y se murieron, pero dos de ellos le acertaron al dragón, y causaron una herida a jinete y otra a montura (sí, de haber sido las dos a jinetes era medio comandante en puntos). La unidad de perretes de la izquierda fue volatilizada con fuego de amerratadora, y la de la derecha se llevó una carga de picadora más ratas del clan a las que les había tirado en magia furia asesina. Pero vamos, que la picadora solita ya los había matado. Al estar obligado a arrasar, las ratillas se trabaron justo con el carro con poco contacto, y es que no había contado con eso.



En el turno 3 de mi rival caótico, decidió pasar de los 4 jezzail, viendo que yo no le disparaba al dragón, y se colocó para freir a mis alimañas con vidente gris, aparte de atosigarlas a magia. Lo consiguió, entre proyectiles primero, y el doble aliento después, me bajó varias filas (y con ello el liderazgo) y me casi me hizo huir por pánico (la foto de debajo es del inicio de mi turno). De todas maneras lo más notable fue como los guerreros del clan no hirieron al carro, el carro mató al ingeniero brujo que iba en esa esquina (obvio) y que se marcó sin lanzar su portahechizos, perdió el combate, y huyó pese a repetir desmoralización por el porta de batalla. En el proceso, causó pánico a los caballeros del Caos elegidos, que también salieron corriendo. Muy muy mala suerte, y el pobre Sir Aleppo maldiciendo que en 6ª el porta de batalla no repita psicología.



Mi turno 3 también tuvo miga, ya que lo primero, las alimañas fallaron terror y se pusieron a correr con el vidente gris, bastante haber pasado el pánico de antes. Mi flanco izquierdo se colocó para el inminente dragón, los guerreros del clan de la furia asesina cargaron al carro sacándolo del tablero, pero lo brutal es que justo me aparecieron los acechantes nocturnos, para unirse a la fiesta y cargar a los caballeros del Caos, que irremediablemente se fueron fuera. Tenía la partida en la mano, si reagrupaba las alimañas y contenía al dragón. Poco que decir de magia, al haber solo un ingeniero libre, y de disparo no lograba herir más al general del Caos. Pero todo se torció al final del turno. Las furias me hicieron las heridas justas para acabar con el enjambre y quedar libres para cargar en su turno 4...



Lógicamente, en el turno 4, las furias sacaron a mis alimañas con general con la carga, exactamente igual que habían hecho los acechantes nocturnos. Donde las dan, las toman. El dragón continuó con su muerte y destrucción, y se puso a abrasar a los guerreros del clan del objetivo de mi "flanco fuerte". Y huyeron por pánico, pues claro. Mientras, los jinetes bárbaros se enfrentaban a mis ratas gigantes. No recuerdo si me aguantaron un turno, pero al final los jinetes pudieron con ellas, y al menos se alejaron del objetivo.

En mi turno 4 traté de recolocar la picadora siguiendo al dragón, las ratas centrales se fueron hacia el objetivo central, los lanzadores de la derecha se acercaron a los jinetes bárbaros, y a la izquierda el portador y los dos lanzadores vivos se escondieron en el bosque a conservar puntos, mientras los monjes cogían cuadrante. Mis esclavos pusieron los cojones (lo siento, hay que decirlo) encima de la mesa, pasaron terror del dragón, pasaron miedo para cargarle y se tiraron de frente a por él. Pero los guerreros del clan del último ingeniero no se reagruparon, y se fueron a tomar viento. Lógico. Palmaron un montón de esclavos, huyeron y fueron alcanzados. Lógica también. Pero he visto cosas muy fuertes con los goblins nocturnos, tenía que intentarlo. Además creo recordar que la amerratadora de ese lado huyó por terror o algo así este turno.

Los turnos siguientes son difusos, pero se que la picadora de condenación palmó contra tres furias que quedaban vivas porque se me cayó la mano y solo maté una. También que los lanzadores negando marchas lograron que los jinetes bárbaros no llegaran al objetivo, que pude reclamar con los guerreros del clan furiosos, pese a que en los turnos 5 y 6 Sir Aleppo les tiró pegarse a sí mismo y 3 proyectiles mágicos, pero sobrevivieron suficientes para puntuar. Ahí cometimos el error de que cada uno se autoatacó dos veces cada vez que entró el hechizo (una de base y otra de la furia asesina) y creo que es un error. Por otra parte, al ser inmunes a psicología por la furia asesina, dió igual.

Como nota final, en el último turno mis ratas gigantes se pelearon el objetivo central con las dos furias que quedaban, ganaron de uno por potencia...y las furias se desvanecieron. La lata que habían dado...para que las acaben matando así las ratas gigantes.

Total, que a mí me quedaban en la mesa los monjes, una de guerreros, una de ratas, una de jezzail, media de lanzadores y media de portadores del incensario, si no recuerdo mal, y me suena una amerratadora pero no lo veo nada claro. Con lo bien que iba hasta que el vidente se piró...aunque por el lado de Sir Aleppo solo estaba el dragón y los 5 jinetes bárbaros.

Creíamos que iba a ganar porque controlaba dos objetivos y más cuadrantes, y tenía unas cuantas unidades pero...

Resultado final: 10-10 y empate. Contando los puntos nos dimos cuenta de que los más de 800 puntos del general caótico pesaban muchísimo, pese a mis puntos de objetivos, y al contar mi oponente tenía como 50 puntos de victoria más que yo. Es cierto que como os he dicho en la lista, conté mal los grupos de apoyo, y hubiera "ganado" de 50 en vez de "perdido" de 50, pero no cambia nada. Realmente el desempeño de las furias, el éxito de los alientos de dragón, y los chequeos tontos (terror mis alimañas y pánico sus caballeros elegidos) habían sido muy claves, y la partida amena y muy disputada. Lamenté mucho que en turno 2 no me salió un salto fugaz que quería teletransportar mi vidente gris al bosque y tirar Plaga sin que me vieran, ya que estaban carro, caballeros y jinetes bárbaros todos apiñados. De haber salvado así al vidente gris podía haber sido muy distinto, pero me jugué el hechizo a un solo dado. Total, que esperaba ganar esta partida con victoria marginal, y me llevé un empate, pero me lo pasé pipa bailando el dragón. Estoy así de loco. También fue una partida muy agradable con Sir Aleppo, en la que no nos sobraron más de 2 minutos, pero me quedé contento, pese a que mis posibilidades en el torneo se diluían mucho. Además, ver en la mesa el combo del señor del Caos en dragón, de Tzeentch, con la protección, ahora me sirve para quejarme con fundamento...¿no? ¡Muchas gracias por la partida Sir Aleppo!

PD: Me hizo ilusión que mi rival llevara impresas las cartas de magia que yo mismo hice y colgué en el blog, no os voy a engañar.

Aquí os dejo algunas fotos que hice durante esa primera ronda de otras mesas:











Si mi memoria no me traiciona, en esta ronda Abraham (Goblins) tuvo buen resultado jugando contra Khorne, David (Enanos) lo hizo bien contra Hombres Lagarto, Dani (Lagartos) le sacó un empate a Mathy y sus Pestilens (¡ahí es ná!), Narbek (Silvanos) perdió contra Pol y su lista funeraria de constructos, y Fran (Condes Vampiro) y Benito (Enanos) no salieron muy bien parados (creo que Benito se enfrentó a los pielesverdes montados de Xavi). No tenía claro contra qué jugaba Luis (Silvanos) pero sacó un buen resultado, pero me chiva Aleix por el pinganillo que a sus pobres bretonianos les tocó bailar con los comeflores.

2 comentarios:

  1. Luis (Oropher) jugó contra mis bretonianos y ganó por Decisiva. Que hubiese sido masacre si sus Zoats no hubiesen salido rebotados de una carga contra mis caballeros del reino en el ultimo turno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la info Aleix, lo edito. Y me alegro de que esos zoat salieron rebotados, que frito me tienen >.<

      Eliminar