domingo, 4 de marzo de 2018

Eligiendo una facción para Warhammer Fantasy (I): Los criterios


Muy buenas querido lector, ya seas una persona planteándose empezar en Warhammer Fantasy (a estas alturas), un jugador experimentado que quiere empezar un nuevo ejército, un antiguo jugador que se ha encontrado sus miniaturas en un armario y le ha picado el gusanillo, o un jugador de AOS que no descarta variar un poco…¡quizás esta serie de artículos te venga bien!

Voy a analizar cómo elegir una facción cuando vamos a empezar de 0 (en este artículo) y después echar un vistazo una a una a todas las facciones para ver qué podemos esperar de ellas. Este primer artículo sirve para casi cualquier edición, mientras que los siguientes estarán pensados desde el punto de vista de 6ª/7ª con Manuscritos de Nuth Reloaded, lo cual no significa que los conceptos básicos no sirvan para otros entornos. ¡Al meollo!




Bueno, si has hecho click en el artículo es que algo en el fondo de tu cabeza te incita a reclutar unas cuántas tropas y comenzar a labrarte una reputación con tus hazañas dirigiéndolas. Esa es la actitud. Como ya mencionaba, esta entrada breve tiene que ver con los factores a valorar a la hora de elegir la raza. Lo normal es que cada jugador discrepe conmigo en el peso de cada factor, pero casi todo el mundo debería tener en mayor o menor medida en cuenta lo siguiente:

Aspecto y trasfondo

Para mí sin lugar a duda el punto más importante. Vas a dedicar tiempo a preparar listas en función de lo que tienes, probablemente vas a invertir tiempo pintando, y sobre todo…vas a ver esas miniaturas en mesa muchas muchas veces, sobre todo en conjunto. Probablemente incluso les hagas fotos. Casi seguro vas a comentar con tus rivales en algún momento sobre su aspecto. Y antes, durante o después de la partida, usarás expresiones acordes con la idiosincrasia de tu facción. Así que restringe tus opciones a lo que te parezca atractivo de primeras, sin pensarlo excesivamente.



Posibilidades tácticas/estilo de juego


Los distintos ejércitos tienen puntos fuertes y débiles. Con los Manuscritos de Nuth se incluyen muchas opciones en cada códex, pero aún así hay limitaciones. Sobre esto hablaré más adelante en profundidad, pero hay ejércitos más potentes en la fase de magia, otros con facilidad para dispersar, algunos son buenos disparando mientras que otros cuentan con máquinas de guerra puras. Puedes ser resistente o frágil, móvil o estático, contar con unidades voladoras. Tener un buen liderazgo, o ser inmune a psicología. Jugar con la superioridad numérica a tu favor, o quizás contar con una buena caballería blindada.

Es imposible cubrirlo todo, pero es una buena idea tener en cuenta que la facción que elijas se amolde a tus gustos. Si eres un jugador agresivo, amante de la movilidad o de la magia es difícil que los enanos estén hechos para ti. Si tu idea es meterte en el combate sin más preámbulos, quizás los elfos sean demasiado frágiles. Si quieres tropas con buena moral, resistentes y con buena armadura, los ejércitos tipo horda no te encajarán.

Es difícil saber exactamente cuál es tu estilo de inicio (además que con la experiencia te volverás más flexible) pero viéndolo de manera simple...si el turno tiene 4 fases (movimiento, magia, disparo y combate), piensa en cuál quieres destacar y asegúrate de que tu ejército pueda enfocarse hacia ello.

¡Al ataque mis valientes!
Disponibilidad de miniaturas

Bueno, esto es menos motivacional la verdad, pero puede ser importante. Lo primero, siempre es más fácil empezar un ejército si ya tienes algunas miniaturas (te las regaló tu primo, venían en una caja de iniciación, un amigo te las vende muy baratas, te las prestan para tus primeras partidas…). Si no es el caso, hay que tener en cuenta cómo de fácil es conseguirlas.


Hoy en día para Age of Sigmar se fabrican muchas miniaturas de Warhammer (aunque más caras y con peana redonda), pero no todas las razas continúan. Por este motivo tienes que mirar si se siguen vendiendo (por ejemplo Bretonia o Reyes Funerarios van apañaos), si hay marcas alternativas que fabriquen ese ejército (es fácil encontrar miniaturas históricas para hacer imperiales o bretonianos, pero marcas alternativas para skavens…puffff), si es un ejército que ha aparecido en cajas iniciales o ha tenido muchos jugadores (es fácil encontrar de segunda mano imperiales, orcos y goblins, altos elfos…pero no tanto enanos del caos u hombres bestia por ejemplo)…

Coste/presupuesto


Esto va directamente asociado al punto anterior. Cuanta más oferta hay de algo más barato es. Eso sí, si hay más demanda (porque se usa en AoS) eso encarece. Ten en cuenta también que los ejércitos de muchas miniaturas implican pagar más regimientos/cajas/plástico/metal para los mismos puntos…al final se puede notar en el bolsillo (incluso aunque haya infinitos goblins en el mercado de segunda mano).

Si tu presupuesto es limitado, te aconsejo además que no te precipites, busca una buena oferta en que puedas comprar varios regimientos/unidades/personajes juntos para abaratar el coste. Ya sea una caja de Start Collecting, un antiguo Batallón o alguien que vende un ejército completo, puedes llegar a ahorrar mucho dinero.




Rango de juego


¿Cuál es tu idea de juego? ¿Te apetece probar escaramuzas en que necesites 10-20 miniaturas?¿Partidas de pequeña escala de 500 o 1000 puntos?¿Estás pensando en los 2000 puntos directamente?¿Quieres hacerte con absolutamente todas las opciones del ejército y poder configurar cualquier lista?
 
Esto va asociado a todo lo anterior, hay ejércitos con muchas más opciones que otros, hay ejércitos en que 20 goblins valen 40 puntos, pero 20 elfos serían 220 puntos…así que vas a necesitar muchas más o menos miniaturas en función de tu primer rango de juego. Probablemente para contestar a este punto primero tengas que ver que se juega a tu alrededor, pero si no lo tienes claro, lo que yo he hecho y mi consejo es…

Ve paso a paso. Juntar 750 o 1000 puntos es una buena meta (necesitarás de 3 a 5 unidades y 1 o 2 personajes normalmente) para empezar a jugar y coger la dinámica del juego. Luego podrás (y lo recomiendo intensamente pese a que estéticamente no sea agradable) simular tropas con otras o con paperhammer para saber cómo ampliar/corregir tu ejército, pero cualquier jugador decente te va a permitir dar tus primeros pasos así, y si le explicas que estás empezando probablemente incluso te ayude y dé consejos, tanto de juego como sobre qué opina él de dicha facción y sus puntos a potenciar. Después jugar patrullas (con las miniaturas que ya tienes), empezar a jugar partidas de 2 contra 2 (para aprender más) o pasar a 1500 puntos (sin prisa) son buenas opciones, llegando finalmente a jugar a 2000 o más puntos para exprimir todas las opciones del ejército, el juego y la estrategia.




Mi ejemplo concreto: Yo personalmente empecé con la caja de El Paso de la Calavera, y un chamán orco que tenía por ahí. Con los 60 goblins, 10 jinetes de araña, el trol, el jefe goblin, el chamán goblin y el chamán orco salen unos 700 puntos si pones algún objeto mágico. Con los 30 enanos, el cañón, el matador, el señor del clan (con alguna runa) y el carrito de escenografía como carromato de Gromril llegas a 750 puntos. Si en vuestro caso tenéis los altos elfos o los skavens de la caja inicial de 8ª, o los imperiales u orcos de la caja de 6ª, los números deberían ser parecidos.

Mis comienzos 2.0
Competitividad

Esto de momento para jugar con MDNR aplica poco, es más para ediciones como 9th Age o quizás AoS, pero aún así hay jugadores que le dan más y menos peso a ganar como sea. Hay ejércitos mejores y peores, como todo. La magia de un slann a 2000 puntos puede ser un dolor de muelas. El tanque imperial es muy muy puñetero. El efecto horda de los skavens asociado al liderazgo mejorado por filas y a su capacidad de disparo en combate es difícil de derrotar. Cada jugador encuentra cosas más o menos duras, pero suelen tener mucho de punto de vista.


Si este factor te importa mucho, probablemente sea porque ya tienes un ejército y quieres hacerte otro (ya tienes la experiencia para valorar que “está roto”), así que debes valorar tú mismo. Pero no te ciegues solo con este apartado, o te quemarás del ejército rápido.

Entorno

Por último pero no menos importante. ¿Qué se juega a tu alrededor? Dependiendo de lo grande que sea tu círculo de juego, quizás valores más un ejército flexible para hacer las partidas más variadas. O quizás 2 de tus 3 amigos ya tienen altos elfos, así que no tendría mucho sentido escoger lo mismo. 

Recuerda que Warhammer Fantasy es un juego social, en que interaccionar con el rival enriquece mucho, así que antes de tomar la decisión final…¡debátela con los jugadores que conozcas! Seguramente acabarás tomando una decisión más fundamentada, y sino al menos alguna cosilla aprenderás por el camino.



Pues nada, hasta aquí esta primera entrega, sencillita. Warhammer Fantasy se nutre más de jugadores reincorporados que de jugadores completamente nuevos, pero siempre está bien ponerle las cosas fáciles a las nuevas incorporaciones. Espero en un futuro continuar la serie con un “muy breve” análisis de cada facción según MDNR: qué opciones tienen, qué estilos les encajan, en qué destacan y qué les hace la púa. Eso sí…el verde ziempre ez mejor, ¿eztamoz?

Otras entradas de esta serie:


1 comentario:

  1. Buen artículo. Para mi lo más importante para iniciarse es, en este orden, ¿qué tienes (o puedes conseguir pronto y no caro)? y si no tienes nada, ¿qué facción te gusta, te inspira o te dan ganas de poner en mesa?. Disponibilidad y/o aspecto. El resto va después.

    ResponderEliminar